El tiempo no es nada por sí mismo:  lo que verdaderamente importa es lo que sucede mientras lo vivimos,  mientras vivimos el presente, mientras transcurren los minutos en él, pero sobretodo, lo que hacemos con él.

4 días, cerca de 40 horas =  sin duda, el “retiro” más intenso de Mindfulness que hayamos compartido; con una mirada crítica a la evidencia científica, pero también, muchos sentimientos y emociones encontrados: ciencia y humanismo de la mano.

 

 

La experiencia de poder guiar cafés conscientes, en un entorno compartido con otros profesionales de la salud mental y expertos en mindfulness, ha sido más que enriquecedora, y una vivencia inolvidable

Una vivencia inolvidable tanto para asistentes, como para nosotros, pues el aroma a aprendizaje ha sido continuo. Pero también, una experiencia gastronómica para el recuerdo: una de las imágenes más presente en la memoria durante la guía de los cafés, es la reacción de los “comensales” (todos ellos profesionales de la salud mental y física, y el mindfulness) tras acabarla, acercándose muchos a interesarse un poco más por nuestro trabajo con el Mindful Eating.

Queremos darles a tod@s ell@s, las GRACIAS por su participación tan activa e implicación en la actividad, siendo ésta, una novedad a nivel nacional.

En el Congreso, tomarse un café, se ha convertido en una oportunidad para regalarle al paladar, y a los sentidos, un castillo de fuegos artificiales de sabores, texturas desconocidas, aromas del pasado, sonidos sorprendentes… Una oportunidad para viajar al interior de cada uno de nosotros, y ganar conciencia de nuestro modo de estar y ser en el mundo. Y por supuesto, este café consciente ha demostrado una vez más, que la alimentación consciente es uno de los sistemas más “rápidos” de cuidar de nuestra salud física y mental.

Nos gustaría también trasladar nuestro agradecimiento a “Le Petit Croissant” (junto a todo su equipo), un referente en Zaragoza, en cuanto al sector panadero/pastelero artesanal se refiere. Han sido los profesionales que han elaborado en su conocido obrador, la pastelería necesaria para llevar a cabo nuestra novedosa y esperada actividad en el Congreso. Igualmente, han sido los facilitadores del exquisito café que se ha utilizado para realizar la guía.

Francisca Anaya y Alejandro Camacho