Según las tradición budista, los seres humanos nos alimentamos principalmente de 4 NUTRIENTES, a saber:

1º) Los alimentos y bebidas comestibles.

2º) Las impresiones de los sentidos: todo aquello que nos llega a través de nuestros sentidos. Particular importancia tienen el sentido de la vista, el oído y el gusto: TV, revistas, publicidad…

3º) La Volición (voluntad): es el deseo de obtener aquello que queremos. El deseo nos lleva a la felicidad o al sufrimiento personal y ajeno. Pregúntate ¿para qué deseo alimentos sabrosos, ver tanto la TV, trabajar mucho…?. ¿Cómo repercuten en mi alimentación y mi cuerpo mis más profundos deseos? ¿Mis deseos se relacionan única y exclusivamente con aquello que quiero obtener, digamos, de piel para afuera o hay algo que desee de PIEL PARA DENTRO?

 

4) La Conciencia.

Hoy vamos a hablar brevemente sobre este último nutriente (LA CONCIENCIA). Y para explicarlo, vamos a hacerlo subdividiéndola por partes. Quizá así quede un poco más claro. Estas son: la Reserva de la Conciencia, la Conciencia Mental, las Formaciones Mentales y la Conciencia Colectiva. Allá va:

RESERVA DE LA CONCIENCIA

Son las “semillas” de antiguas experiencias y percepciones infantiles. Imagínate que un domingo por la mañana vas a comprar a ese vivero que tanto te gusta, y que tiene tantas variedades distintas de plantas y flores. Una vez allí, compras una maceta, un plato para la maceta y tierra. Y cuando vas a elegir una semilla de esa flor que te gusta, la dependienta te dice que ese día están regalando una semilla al gusto de la empresa, con la compra de una maceta. Tu no sabrás qué planta o flor se desarrollará, pero aun así decides aceptar el regalo y te vas a casa con tu pequeño jardín. Al llegar a casa, lo preparas todo y finalmente introduces la semilla en la tierra. Bueno, a las personas nos pasa más o menos lo mismo, digamos que tod@s tenemos semillas enterradas con diferentes nombres (altruismo, miedo, vergüenza, alegría, generosidad, conciencia plena, autocompasión, amabilidad, ira…). Semillas que nos plantaron de pequeños. Nuestras experiencias infantiles fueron fraguando y construyendo poco a poco (a veces de golpe) estas semillas.

CONCIENCIA MENTAL

Serían las semillas que han germinado. Cuando comienzas a regar la tierra, darle luz, incluso quizá vitaminas, la semilla empieza a desarrollar pequeñas raíces, eclosiona y surge un pequeño y frágil tallo verde. A partir de ahí, a medida que alimentas ese pequeño tallo y le das agua, luz, atención, cuidados… se irá desarrollando la planta o la flor. En nuestro caso funciona más o menos igual, vamos regando poco a poco nuestras antiguas semillas plantadas como el amor, altruismo, generosidad, autoayuda, mindfulness… pero también, muchas veces regamos nuestras semillas del odio, miedo, inseguridad, evitación, apego… y con ello, las vamos desarrollando. Aunque es paradójico (que realmente no lo es porque tiene su sentido según la persona, es como un mecanismo de supervivencia), algunas semillas las seguimos alimentando a pesar de que no nos gusta el aspecto de la flor. Atent@ al tipo de semillas que riegas, de ello dependerá el tipo de jardín que tengas.

FORMACIÓN METAL

Es cuando se manifiesta completamente una semilla (odio, amor, conciencia plena, inseguridad, indecisión, terror, cariño…). Ya tenemos nuestro jardín, tu jardín. Hay mucha variedad si te fijas, grandes, pequeñas, muy muy pequeñas, muy muy grandes, amarillas, violetas, frondosas, con espinas, con muchas espinas, suaves, aterciopeladas, carnívoras, algunas bien arraigadas a la tierra, otras sin apenas raíces, algunas un poco marchitas, alguna con un tallo extremadamente delgado (quizá a punto de romperse), al fondo enredaderas que no permiten ver la claridad tras ellas, las hay que dan sombra y cobijo a otras plantas y seres vivos… Tienes un jardín muy variado. Y mira como quizá hay muchas plantas o flores de un tipo y muy pocas de otro. ¿Por qué será? ¿Me gusta mi jardín? ¿Qué tipo de semillas he regado? ¿Podrías dejar de regar algunas flores para que dejaran de crecer? ¿Podrías regar más otras plantas para que se desarrollaran todavía más? ¿Podrías plantar otras nuevas semillas en tu jardín? Quizá no te hayas dado cuenta y en el fondo de tu jardín tengas semillas que se han desarrollado poco y no te has dado cuenta por que el resto de plantas se han desarrollado mucho y las han tapado, haciendo que te olvides que estaban ahí, pero siempre han estado ahí, fíjate bien. ¿Qué vas a hacer con tu jardín? o mejor dicho, ¿QUÉ QUIERES HACER CON TU JARDÍN?

CONCIENCIA COLECTIVA

Se trata de cómo el entorno afecta a tu jardín. Entorno como facilitador de emociones o situaciones desagradables (ira, envidia, CRISIS…) o agradables (amor, bondad, generosidad, ayuda…). ¿Cómo ayuda a que crezca tu jardín, la contaminación ambiental, la lluvia ácida, el efecto invernadero…? Y si te centras en tu entorno más próximo, ¿es posible que rodee a tu jardín, otro jardín o campo formado por semillas, por ejemplo transgénicas? Por polinización o por el propio viento, ¿el polen de las flores de este otro campo han acabado en el tuyo, afectándolo de forma negativa actualmente y quizá fomentando que tengas un jardín que no te gusta? ¿O es posible que como el dueño del campo de al lado ha plantado semillas de tomate resistentes al pulgón, haya provocado que todo este pulgón extra se haya trasladado a tu jardín, afectando muy negativamente a tus preciosos y naturales tomates u otras plantas o flores? Quizá lleves muchos años plantando las semillas en tu jardín de siempre, junto a campos con semillas transgénicas o junto a fábricas que expulsan mucho humo. Quizá podrías trasladarte a otro lugar dónde el entorno de tu jardín sea más fructífero para él o también podrías acercarte al dueño del campo de al lado o la fábrica, a proponerle un acuerdo para que no se vea tan perjudicado tu jardín.

El trabajo y la práctica con Mindfulness es básica para ganar conciencia sobre los objetos de la mente (las representaciones mentales de la Reserva de la Conciencia) y de esta forma poder gestionarlos de la forma más adaptativa para nosotros mismos. Se trataría primero de observar mis contenidos mentales para más tarde regar aquello que deseo fomentar en mi y dejar de regar los que no quiero que crezcan más.

ASÍ QUE COGE TUS TIJERAS DE PODAR, AGUA FRESCA

Y ALGUNA QUE OTRA SEMILLA NUEVA Y TRANSFORMA TU JARDÍN

Os dejo aquí un video muy instructivo de Thich Nhat Hanh dónde habla sobre ello.

 

Gracias a tod@s.

Alejandro Camacho Alpuente.

contacta con Mindfoodness

info@mindfoodness.es

T: 633 01 08 81

Torrent (Valencia)

ALEJANDRO CAMACHO (PSICÓLOGO)

Colegiado nº: CV11014/Reg. San. 13317

 

  • MINDFULNESS APLICADO A LA ALIMENTACIÓN.
  • PSICOLOGÍA APLICADA A LA GASTRONOMÍA, LA SUMILLERÍA Y LAS CATAS.
  • ESPECIALISTA EN ESTIMULACIÓN SENSORIAL ALIMENTARIA.